Qhapaq Ñan, el gran camino andino en la provincia de Salta

Sitio arqueológico en Santa Rosa de Tastil - Foto: Celine Frers

Los restos arqueológicos más altos del mundo están en Salta, rodeados de paisajes increíbles y llenos de mística e historia. Recorrerlos representa una travesía a cientos de años de antigüedad.

Los caminos andinos de la provincia de Salta no son sólo caminos. Están acompañados de imponentes paisajes de montaña, surcan valles y quebradas, atraviesan volcanes y se recortan en un cielo bien celeste cargado de historias, leyendas y mitos. Conforman una gran red que vale la pena transitar, en una experiencia marcada por ritos ancestrales y una cosmovisión única.

La cultura andina data de hace miles de años. A 6700 msnm, un trekking de alta montaña por el sitio arqueológico más alto del mundo –el complejo ceremonial Volcán Llullaillaco- lleva a comprender la dureza de la naturaleza en estas alturas y a querer saber más de los aspectos rituales que impulsaron la visita de la civilización incaica a este lugar. Hace más de 500 años aquí fueron ofrendados tres niños incas, hallados en marzo de 1999 en perfecto estado de conservación, un testimonio impresionante de esta cultura. Ir en una excursión de cuatro o cinco días; hacer una o dos noches en Tolar Grande, visitar los alrededores para ir aclimatando el organismo y luego pasar una noche increíble en la base del Llullaillaco; o ascender a la cumbre del volcán (se aconseja tener experiencia previa en ascensiones de alta montaña): las opciones para vivir el místico sitio son muchas.

Junto a Tastil, Graneros Incas y el Potrero de Payogasta, este rincón del mundo brilla orgulloso entre los valles, las quebradas y la puna; y forma parte del Qhapaq Ñan – Sistema Vial Andino, Patrimonio Mundial que atraviesa siete provincias argentinas y seis países andinos. Tomarse un día para visitar el Sitio arqueológico de Tastil, o dos más para recorrer Los Graneros de La Poma y hacer noche en Cachi, permite un disfrute pleno de la vivencia y de los maravillosos paisajes de los valles calchaquíes.

La variedad de paisajes naturales, alturas y amplitud térmica vuelven la experiencia de transitar el Qhapaq Ñan en algo memorable. Un guía explica los rituales y ceremonias ancestrales asociados a estos sitios y pareciera que se ve regresar al pasado en los cantos y las danzas típicas de las comunidades locales que mantienen vivas las tradiciones. La flora y fauna en el entorno de estos caminos andinos se muestra en su esplendor y todo conforma un cuadro único para realizar senderismo, trekking y actividades de alta montaña junto a guías especializados de la zona.

En la ciudad de Salta, el Museo de Antropología y el Museo de Arqueología de Alta Montaña, con su sala dedicada al Qhapaq Ñan, ayudan a comprender la magnitud de la riqueza que se acaba de ver, aunque el corazón dicta que es emocionante aún antes de saber los detalles. Muchos viajeros lo intentan y vale la pena sumergirse en la cosmovisión andina; tanto una escapada como una gran aventura, todo está lleno de magia por estas tierras sagradas.

 

A la provincia de Salta se llega en avión al aeropuerto Martín Miguel de Güemes, en micro o en auto, por las Rutas 68, 34, 9 y 40.

  • Ver Mapa