Manzana y estancias Jesuíticas de Córdoba

Patrimonio Mundial Cultural

La Manzana Jesuítica de la ciudad de Córdoba revela los rastros del pasado a cada paso. Comprende un bloque integrado por la Iglesia de la Compañía de Jesús, la Capilla Doméstica, la Residencia de los jesuitas y el Rectorado de la Universidad Nacional de Córdoba -antiguo Colegio Máximo de la Compañía de Jesús- con sus dependencias administrativas, Claustro, Salón de Grados, Biblioteca Mayor y Colegio Nacional de Monserrat.

Transitar sus antiguos recovecos es respirar una apasionante tradición histórica. En 1599 los jesuitas se radicaron en Córdoba, en el solar cedido por el Cabildo de la ciudad. Allí existía desde 1589 una pequeña ermita que pronto resultó insuficiente para albergar a religiosos, estudiantes y fieles. Por ello, a partir de 1606 comenzaron las obras de edificación que darían forma a la actual Manzana y que muestran en el día de hoy la historia de fe escrita por los jesuitas.

Las estancias jesuíticas de Córdoba son una muestra singular de la organización productiva de los religiosos de la Compañía de Jesús en el país, que llega a nuestros días a través de una arquitectura esmeradamente preservada. Las estancias de Jesús María, Caroya, Santa Catalina, La Candelaria y Alta Gracia pueden ser recorridas en un circuito de 250 Km por pintorescos caminos serranos.

Los establecimientos rurales del siglo XVII, junto a la Manzana Jesuítica de la ciudad de Córdoba, todos monumentos históricos nacionales, fueron declarados Patrimonio Cultural en el año 2000.

  • Ver Mapa