Expresiones milenarias en La Cueva de las Manos

La naturaleza y las culturas originarias se combinan en este sitio declarado Patrimonio Mundial, donde emociona acercarse al pasado a través de dibujos e impresiones que cuentan una historia de más de 9000 años.

Luego de salir de la localidad de Perito Moreno, al adentrarse lentamente en los paisajes áridos de la estepa patagónica, el pasado se acerca al presente y comienzan las historias sobre los primeros hombres en estos entornos silvestres.

Muy cerquita, se empieza a apreciar el típico cerro Poivre, de origen volcánico, que asombra con su forma de gorro; y el paisaje impactante del cañón del río Pinturas anticipa la belleza de lo que se está por vivir. Ya en el sitio arqueológico Cueva de las Manos, el pasado se desliza en dibujos e impresiones de manos, guanacos, hombres y choiques que aportan datos sobre la vida cotidiana, la caza, el uso de la tierra y lo mágico de la existencia, y emociona saberse en un lugar que se remonta a más de 9000 años atrás.

La belleza y el estado de conservación de las pinturas rupestres, la magnificencia de los conjuntos de negativos de manos y escenas de caza, y el escenario que rodea al sitio se combinan con un encanto cautivante, que se comprende aún más con el relato de los guías. La naturaleza y la cultura de los pueblos originarios se conjugan en este espacio, declarado Patrimonio Mundial, donde la historia de la geología del planeta y el paso del hombre se reúnen.

 

A Santa Cruz se llega en avión, al aeropuerto internacional Piloto Civil Norberto Fernández, en Río Gallegos, o al Internacional Cte. Armando Tola, en El Calafate. También en ómnibus o en auto, por la Ruta 40 y la 3.

  • Ver Mapa