Encuentro con la fe en la Córdoba de las campanas

Arquitectura, arte y religión se congregan en las iglesias y templos de esta ciudad que reúne diferentes formas de creer. Recorrerlas es una misión que llena de paz y alegría.

Para gratitud de los devotos, Córdoba tiene un flamante Circuito Interreligioso que funciona desde junio. Es que aquí la fe se posa en muchos rincones y en diferentes cultos religiosos que conviven pacíficamente entre sí, entre ellos el católico, el judío, el islámico, el evangélico, el armenio, el ortodoxo y el anglicano, en el único lugar del país donde existe el Comipaz (Comité Interreligioso por la Paz). El circuito invita a visitar un templo de cada religión, conociendo las diferentes maneras que tiene la fe para manifestarse.

La ciudad, a la que llaman “Córdoba de las campanas” por su cantidad de iglesias, permite recorrer casi una decena en apenas unas cuadras, entre las que se destacan la Catedral, la del Monasterio de Santa Teresa, la Basílica de Santo Domingo y la de la Merced.

La riqueza cultural y el patrimonio en que se plasma cada creencia son enormes. La tradición religiosa lleva muchos años en este lugar y el legado jesuita se mantiene vivo y brilla aún más desde que uno de los miembros de la Compañía, Jorge Bergoglio, fue elegido pontífice en el Vaticano como el Papa Francisco. En plena ciudad, la Manzana Jesuita enseña lo esplendoroso de este legado, del que se conocen detalles históricos mediante una visita guiada.

Cada una de las órdenes de la provincia tiene su templo y en cada uno de estos edificios se aprecia un patrimonio invaluable, material e inmaterial, conformado por la arquitectura, las esculturas y las obras de arte de cada uno, que conmueven tanto como el clima solemne que las cobija. Al ingresar a una iglesia el aroma a incienso invade el espíritu y el silencio colabora a la conexión. Quizás haya un coro, misa o la música de algún viejo órgano que se congracie con los corazones de los viajeros.

En Córdoba hay cinco beatos en proceso de canonización y cada fiesta patronal es una celebración de miles. Hay procesiones y rezos en voz alta y se siente la comunión, tanto con los santos y las vírgenes como con los prójimos.

En la Catedral se visita el campanario, y en el Convento de Las Teresas, un importante Museo de Arte Religioso. Diferentes formas de creer se dan la mano en este rincón del país donde el diálogo interreligioso está presente. Con todo esto, la Ciudad de Córdoba es un lugar perfecto para reencontrarse con la fe y con uno mismo.

 

A la Ciudad de Córdoba se llega en avión al aeropuerto Ingeniero Ambrosio Taravella; en ómnibus o en auto, por la Ruta 9.

  • Ver Mapa