Buenos Aires: compras, moda y diseño

Declarada por la UNESCO como Ciudad del Diseño, en los centros de compras de la capital del país conviven las últimas tendencias, las novedades de las grandes marcas y las propuestas alternativas de los diseñadores independientes.

Entre amigos, en pareja o solos, un almuerzo o una merienda al sol en algún barcito porteño relaja después de una mañana o una tarde de compras, tras haber andado entre una paleta de posibilidades tan diversa que saber elegir fue un arte.

Todo el año la posibilidad está latente en la Ciudad de Buenos Aires; si es un día frío o demasiado caluroso los shopping cobijan todo tipo de locales de grandes marcas. Si la jornada amaneció soleada, un polo de compras a cielo abierto invita a mirar vidrieras al aire libre y visitar outlets premium con grandes descuentos.

Los que prefieran ver qué andan haciendo los diseñadores independientes y volver a casa con prendas únicas, tienen la opción de darse una vuelta por Palermo y recorrer las ferias organizadas alrededor de la plaza Cortázar (conocida como “placita Serrano”) donde los fines de semana, además, hay artesanías. Ese rubro es otro clásico de la ciudad; lugares como plaza Francia, San Telmo o Mataderos tienen sus caminos llenos de puestitos donde encontrar grandes trabajos: desde un mate repujado o fileteado hasta un cinturón de cuero, platería, juegos didácticos y joyería contemporánea. Las antigüedades también tienen su espacio en íconos como el Mercado de Pulgas, la feria de Chacarita o Parque Centenario. Allí se lucen desde muebles escandinavos o típicas sillas de bar, hasta vinilos o muñequitos de colección. Cada pieza despierta un recuerdo en los visitantes. Y en el Distrito de Diseño, en el barrio de Barracas, la capacidad creativa de la ciudad se ve en los estertores del pasado industrial que se funde con la floreciente estampida de modernidad en espacios como el Centro Metropolitano de Diseño y otros puntos de interés.

La indecisión no importa, los horarios son amplios como para probarse ropa tranquilos o pensar bien qué llevar, y las tiendas están abiertas incluso los domingos y feriados. Es un placer revolver los percheros y estantes, entrar en contacto con las texturas de las telas y los colores de los materiales, ver las puestas de escena en las vidrieras y la amplia variedad de precios acorde a todos los bolsillos.

En cada propuesta se comprueba que en la ciudad de Buenos Aires las tendencias están siempre adelante y, como suele decirse, se escucha “el último grito de la moda”, que acá suena tanto como un hit de la radio.

 

A la Ciudad de Buenos Aires se llega en avión, por el aeroparque Jorge Newbery, en ómnibus o en auto, por las Rutas Nacionales 3, 5, 7, 8 y 9.

  • Ver Mapa
  • Eventos

Experiencias Relacionadas